Lo que querías saber sobre las Mascarillas Naturales para la Cara

Sabemos que te gusta tener una piel hermosa y saludable y que no todo lo podemos encontrar en Internet; por está razón, la preparación de mascarillas caseras naturales para la cara, se convierte en una gran opción al momento de tratar la piel de nuestro rostro de una forma saludable, mediante ingredientes más frescos y naturales como el aguacate, la miel, la avena, el barro, el tomate, el huevo y una gran cantidad de preparaciones caseras muy efectivas que son además una opción económica y asequible para todas las personas. 

En nuestro stock de productos podrás encontrar una variedad de guías para que prepares las mejores mascarillas caseras para la cara, lo mejor de todo es que en este portal accederás a tus marcas favoritas para que escojas la mascarilla que consideres más efectiva para tu tipo de piel.

No solo aprenderás a realizar excelentes mascarillas caseras para la cara, también podrás encontrar los utensilios y aplicadores adecuados para que prepares, almacenes y apliques tu mascarilla casera cada que lo desees.

Mascarillas Caseras para La Cara
Mascarillas Caseras para La Cara

8 Recomendaciones para tener en cuenta antes de aplicar tu mascarilla natural

1. Limpia tu cara

Antes de usar la mascarilla de tu preferencia, es importante y necesario que tengas la cara completamente limpia; esto permitirá que los ingredientes penetren más fácilmente en tu piel y así logres el efecto deseado.

Para limpiar la cara es recomendable que lo hagas con agua tibia para abrir los poros y con el limpiador que usas regular mente.

2. Identifica tu tipo de piel

Al identificar tu tipo del piel, podrás elegir los mejores ingredientes para tus exfoliación y mascarilla.

Hay personas con pieles muy delicadas y si no se conocen pueden aplicar mascarillas que terminen por irritarlas ó con resultados inesperados.

Estos son los tipos de piel, si no estás muy segura de cual es el tuyo te recomendamos que vayas donde un profesional en dermatología que te asesore.

Normal: esta es una piel que tiene un aspecto regular y con pocas imperfecciones, con un aspecto limpio y suave, el tono es uniforme, los poros son pequeños y no se les ve brillosidad.

Grasa: la piel grasa tiene un aspecto brillante, tiene un poro un poco más grande y eventualmente le aparecen granitos y puntos negros.

Seca: este tipo de piel se caracteriza por la falta de humedad lo que da aspecto de falta de elasticidad, es un poco áspera, le salen manchas con facilidad y se ve muy afectada por los cambios climáticos.

Mixta: es un tipo de piel que está entre normal y grasa. Usualmente la parte grasa está en la llama T (frente, nariz, y barbilla), mientras que el resto de la piel del rostro tiende a ser de normal a seca.

3. Exfolia tu cara

Es recomendable que exfolies previamente tu piel, de esta forma eliminarás las impurezas y las células muertas, ayudando a que el efecto de la mascarilla sea el deseado.

Si no cuentas con un exfoliante en casa puedes preparar uno natural de acuerdo a tu tipo de piel con elementos como el bicarbonato, la miel y el zumo de limón.

4. Identifica la finalidad de la mascarilla

También es vital que sepas diferenciar los tipos de mascarilla caseras ya que no todas son de uso diario; algunas son hidratantes, otras astringentes y otras exfoliantes y no deben aplicarse a diario para evitar irritaciones o exceso de grasa. Además, no todas las mascarillas responden a una misma necesidad, por esta razón debes hacer una adecuada elección de los ingredientes a usar.

Para que no vayas a ocasionar un daño en la dermis; aplica una mínima cantidad de la mascarilla en alguna parte de tu rostro, espera que actúe y así comprobarás que esta no causará alguna reacción negativa.

Igualmente es recomendable que prepares tu mascarilla casera el día que deseas usarla, pues los ingredientes estarán más frescos y tu piel absorberá más los nutrientes. 

5. Evita aplicar la mascarilla en algunas zonas

Los párpados son zonas donde no deberás aplicar la mascarilla ya que estos son mucho más delicados, te recomendamos que los cubras con un algodón húmedo ó aproveches esta oportunidad para ponerles una rodaja de pepino ó papa y así tendrás una mirada más descansada e hidratada. Igualmente tampoco se deben aplicar mascarillas en los labios.

6. Sé constante con su aplicación

Si lo que deseas es obtener resultados inmediatos y visibles, entonces debes comprometerte con la aplicación constante de la mascarilla siempre y cuando sean de uso diario; de lo contrario, solo cada que se te indique.

7. La mejor hora para aplicarla

Ten en cuenta que el mejor momento para aplicar la mascarilla para la cara es en las noches, pues la piel se prepara para el descanso y recibirá mejor todas las propiedades que le aporta la mascarilla. Cuando duermes, tu piel trabaja regenerando las células, y al usar una mascarilla ayudas a tu piel en este proceso.

8. Relájate y espera

Tómate el tiempo para que los ingredientes y su propiedades hagan efectos en tu piel, entre 15 y 30 minutos, evita realizar trabajos durante este tiempo, dedícate unos momentos para disfrutar y relajarte. Cierra los ojos y respira, de esta manera lo nutrientes penetrarán con mayor eficacia en tu piel y verás mejores resultados.

6 recetas fáciles y caseras de mascarillas para la cara

Aquí te recomendamos unas recetas para mascarillas hechas con ingredientes naturales, fáciles de preparar en tu casa.

1. Mascarilla con miel natural y fresas:

Si lo que buscas es hidratar tu piel, uno de los mejores ingredientes para esto es la miel natural, pues contiene vitaminas y nutrientes que ayudan a regenerar tu piel.

Algunos de los beneficios que nos aporta la miel es la hidratación, es antioxidante y exfoliante, por lo que siempre será un buen ingrediente para el cuidado de la piel.

Por otro lado, las fresas tienen propiedades limpiadoras, contienen vitamina C, y son antioxidantes naturales.

Receta:

  1. Tritura unas 4 o 5 fresas hasta hasta obtener un puré o pasta.
  2. Agregar 2 cucharadas de miel natural
  3. Mezclar hasta tener una consistencia homogénea.

Aplicación:

Aplicar en la cara por un tiempo aproximado de 20 minutos. Debes tener cuidado de no cubrir la zona de los ojos y de la boca, pues la piel aquí es muy delicada.
Retirar con agua fría.

¡Si quieres ver mejores resultados te recomendamos hacer este proceso unas dos o tres veces por semana!

2. Mascarilla casera de almendras y miel:

Una excelente receta para exfoliar y al mismo tiempo nutrir la piel es una mascarilla de almendras, miel y limón. Una excelente recomendación para pieles secas.

Las almendras, además de aportar grandes cantidades de nutrientes, también tiene propiedades antioxidantes y son altas en vitamina E, la cual protege nuestra piel de daños externos.

Por su lado el limón es ideal para prevenir el envejecimiento de la piel gracias a que tiene vitamina C, combate el acné, y tiene propiedades aclarantes que ayudan a que nuestra piel tenga un tono más uniforme.

Receta:

  1. Tritura 5 o 6 almendras hasta que queden en polvo.
  2. Mezcla el polvo con una cucharada de miel y una cucharada de limón.

Aplicación:

  • Aplica la mascarilla sobre tu rostro, teniendo cuidado con las zonas sensibles de la piel, como los ojos y la boca.
  • Déjala actuar por unos 10 a 15 minutos.
  • Retira la mascarilla con agua templada.

Una variación de esta receta se hace mezclando una cucharada de azúcar, una cucharada de aceite (ten cuidado si tienes piel grasa, pues el aceite puede dejarla aún más grasa) y una cucharadita de limón, usando el mismo procedimiento.

3. Mascarilla de avena y yogur natural

Si tienes una piel grasa, esta mascarilla es ideal para ayudarte a controlar el brillo y exceso de grasa.

La avena es un ingrediente esencial cuando buscas limpiar tu piel, pues esta absorbe la suciedad que se acumula en nuestros poros, y además tiene una acción calmante y reestructurante que ayuda a mejorar el aspecto de nuestra piel.

El yogurt natural, por su lado, sirve para iluminar y exfoliar la piel. También se usa para combatir los signos del envejecimiento y el acné.

Receta:

  1. Mezcla 3 cucharadas de yogurt con 2 de avena.
  2. Agrega 2 cucharadas de ralladura de naranja y mezcla todo hasta tener una pasta homogénea.

Aplicación:

  • Cubre tu rostro con la pasta y déjalo actuar por aproximadamente 15 minutos.
  • Retira la mezcla con agua fría.

Si quieres tener mejores resultados aplícala 2 veces por semana.

4. Mascarilla natural de aloe vera:

Esta mascarilla a base de aloe vera es ideal si sufres de acné.

Esta planta tiene cualidades antiinflamatorias que ayudan a desinflamar la zona afectada, permitiendo tener una piel más suave e hidratada, ya que el aloe vera funciona como un regenerador celular, que promueve la cicatrización.

Por su parte la manzanilla es ideal para limpiar y restaurar el equilibrio de la piel inflamada, pues esta disminuye el tamaño de los poros.

Receta:

  1. Preparar una infusión de manzanilla.
  2. Tomar el tallo de una planta de aloe vera y pelarlo hasta obtener los cristales (o gelatina) de la planta.
  3. Licuar los cristales de aloe vera hasta volverlo líquido, para luego mezclarlo con la infusión de manzanilla.
  4. Triturar un puñado de cilantro y añadirlo a la mezcla.

Aplicación:

  • Aplicar la mascarilla sobre el rostro por un tiempo de 15 minutos.
  • Retirar la mascarilla con agua templada.

5. Mascarilla casera para la cara de aguacate:

Si tu piel es seca o se irrita con facilidad, aquí te traemos una mascarilla ideal y sencilla.

El aguacate es una fruta con sin fin de beneficios, por eso se ha vuelto tan aclamada en el mundo de la salud de la piel. Esta fruta es perfecta para rejuvenecer la piel pues la humecta y ayuda a combatir las señales del envejecimiento.

La miel, al igual que el aguacate, es muy usada en la industria de los cosméticos pues contiene vitaminas y nutrientes que ayudan a regenerar tu piel.

Receta:

  1. Triturar medio aguacate.
  2. Añadir 2 cucharadas de miel y mezclar bien.

Aplicación:

  • Aplicar y dejar actuar durante 20 minutos.
  • Retirar con agua templada o tibia.

6. Mascarilla para la cara de Banano, avena y miel:

El banano es un elemento con múltiples beneficias para pieles secas, con acné y para evitar el envejecimiento.

Receta:

  1. Triturar medio banano maduro
  2. Añadir media taza de avena cocida en hojuelas
  3. Añadir media cucharadita de miel de abejas
  4. Añadir una yema de huevo
  5. Revolver todos los ingredientes

Aplicación:

  • Aplicar y dejar actuar durante 15 minutos.
  • Masajear con movimientos circulares por todo el rostro
  • Retirar con agua templada o tibia.

¿Quieres conocer más del Mundo de las Mascarillas para la Cara? Clic Aquí